Web Conserva: especies sombrilla, desarrollo sostenible y biodiversidad

Web Conserva es una ONG que ya forma parte de nuestra Comunidad de Artistas, Guardianes y Emprendedores de la Diversidad. Hoy queremos acercarles a que conozcan un poco más a estas maravillosas personas que trabajan cada día para crear un mundo más creativo, sostenible y amable con todas las formas de vida.

¿Qué les gustaría contarle a la Comunidad de Diversidad Conectada sobre ustedes?

Somos una fundación sin ánimo de lucro dedicada a promover la conservación y el uso sostenible de los ecosistemas. Estamos desarrollando un proyecto con las comunidades de la serranía de San Lucas para proteger la biodiversidad de esta región, tan importante para la conservación de los grandes carnívoros en Colombia y en todo el continente. 

Los grandes carnívoros como el Jaguar, el Oso Andino y el Puma son claves para la conservación de los ecosistemas ya que mantienen el balance. Se denominan especies sombrilla porque al protegerlas, protegemos toda la biodiversidad asociada a ellas.

¿Cómo surgió este emprendimiento y quiénes lo conforman? 

Este emprendimiento es una iniciativa que nació de los caficultores de la región. La fundación la apoya como una estrategia prioritaria para el desarrollo sostenible de la región. A medida que ha progresado se han sumado nuevos aliados como Urbania Café y Procolombia, quienes han sido claves para entender las dinámicas comerciales del café y capacitar a los caficultores en mejores prácticas. Y así producir un café de excelente calidad que protege la biodiversidad e impacta el bienestar de los caficultores.

¿Por qué y para qué emprender con consciencia ambiental y social?

La protección del ambiente es un tema prioritario. Debe abordarse desde todos los aspectos posibles, incluyendo a los productores, consumidores y comercializadores. 

Todos podemos aportar en la conservación del ambiente y es necesario. La degradación de nuestros ecosistemas se ha acelerado y cada vez vemos con mayor preocupación que perdemos hábitats completos debido a malas prácticas productivas. Las nuevas tendencias de mercados a nivel mundial lo demuestran: Los consumidores en Colombia y en el mundo, demandan cada vez más que lo que consumen tenga una procedencia sana y que no dañe el ambiente.

¿Cuáles son los mayores retos que enfrentan como fundación al hilar estos temas con su emprendimiento?  

Desarrollar nuevos modelos productivos genera resistencia entre todas las partes involucradas. Esto hace que las nuevas prácticas demanden capacitación y compromiso por parte de todos. Usualmente los procesos de transformación son lentos; se requiere constancia y apoyo económico, que es difícil de conseguir, especialmente cuando se innova y se cambian los parámetros tradicionales de comercialización de productos.

¿Cómo logran medir el impacto de sus acciones y darles valor? 

Desde el punto de vista ambiental tenemos una estrategia de monitoreo de la diversidad: utilizamos cámaras trampas para fotografiar y registrar la presencia de especies silvestres alrededor de los cafetales así como la diversidad de escarabajos como indicador del impacto en los bosques alrededor de los cafetales. También garantizamos que los convenios de comercialización generen un mayor ingreso para los caficultores y de esta manera, mejorar su calidad de vida.

¿Cómo y para qué darles una mayor visibilidad a las comunidades productoras que salvaguardan los territorios?

Tradicionalmente en Colombia, nuestras poblaciones rurales no han sido valoradas. Usualmente, su aporte a la conservación de los ecosistemas no ha sido positivo. Sin embargo, sin su participación en los procesos de conservación de los ecosistemas es imposible lograr la sostenibilidad de las iniciativas en el largo plazo, pues ellas son las verdaderas protectoras que garantizarán que la conservación de sus territorios sea viable.

¿Cómo se relacionan para ustedes la diversidad biológica y la diversidad cultural?

La diversidad biológica y la diversidad cultural van de la mano y de acuerdo con los territorios. Las culturas evolucionaron y se desarrollaron a partir de sus entornos y de lo que la biodiversidad les aportaba en su día a día. Las prácticas y tradiciones en las diferentes culturas fueron desarrolladas para adaptarse al ambiente en el que viven.

¿Qué podemos hacer en el plano individual y en el plano colectivo para aportar a la protección de la diversidad? 

Como personas podemos aportar en el día a día consumiendo productos que se elaboran de manera responsable y teniendo prácticas que minimicen el desperdicio y la contaminación de los ecosistemas donde habitamos. Como colectivo podemos participar en las actividades que buscan restaurar y proteger los ecosistemas como la limpieza de playas o las siembras colectivas y en general transmitiendo y promoviendo una cultura responsable con el ambiente.

¿Qué es lo que más disfrutan en la vida? 

Poder vivir la variedad de ecosistemas y culturas en Colombia. Tenemos un país maravilloso lleno de riqueza, y poder verlo con nuestros propios ojos y sentirlo en la piel es tal vez lo que más disfrutamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *